La tribu de las madres

La tribu de las madres nace de la inquietud de encontrar un acompañamiento en la crianza de los hijos y de mi propia inquietud de construir mi propia tribu en los momentos de crianza de mis dos hijos. Para mí, como madre, ha sido muy importante encontrar una tribu donde sentirme cómoda. Una tribu física, que muchas veces es virtual; y otra tribu virtual, que a veces se convierte en física.

Criar en tribu puede ser una solución en que raramente se cuenta con la ayuda de las mujeres de la familia, ya que en muchas ocasiones, o bien viven lejos o trabajan, faltando apoyo y confianza.

Este nuevo grupo de madres puede satisfacer la necesidad de criar los hijos con apoyo.maternidad

Se trata de familias que comparten los mismo intereses, ya que se encuentran en un momento de su vida en que la crianza de los hijos y su desarrollo es lo más importante.

Durante esta etapa de crianza se refuerza el concepto de que los seres humanos somos seres sociales. Si nos fijamos en la historia de la humanidad podemos ver que las madres no criaron a sus hijos solas, ya que estaban rodeadas de su clan o familia, es decir de su tribu, como algo mucho mas integrado, compartiendo pueblo, casa e incluso cama. Esta tribu ofrecía el sostén emocional que la nueva madre necesitaba para poder criar a su hijo.

Las enseñanzas de la cría o por ejemplo la lactancia, eran algo compartido en la tribu, pero hoy en día, el cuidado del bebé se ha vuelto una labor solitaria y en ocasiones poco reconocida socialmente. Y si bien es cierto que los padres tienen un papel cada vez más importante y participativo en la crianza, la mayoría de ellos se incorpora pronto al trabajo y la mamá se queda sola la mayor parte del día.

Poder crear una tribu salva a muchas madres de la soledad, ya que es posible participar juntas en actividades y compartir experiencias y consejos sobre todo aquello que se va aprendiendo en el día a día del cuidado de bebé. De esta forma, las madres pueden empoderarse en el camino de la educación y/o de la educación consciente, sin juicios ni críticas, y empoderarse para que confíe más en su instinto.

Cuando llega nuestro bebé, y sobretodo durante los primeros meses que no tienes ni un minuto libre, como mucho para dar un paseo, te cruzas con otras mamás que te miran de soslayo pensando seguramente lo mismo que tú, pero no te atreves a acercarte y presentarte sin más, así que sigues tu camino con tu bebé y vuelves a la soledad de tu hogar, con tus historias y tus dudas.

¡Qué bueno seria poder compartir todas esas emociones, todas esas dudas, esos días de euforia, esos días de tristeza…!. ¿Por qué nadie nos hace charlas del post-parto y de todos esos cambios?

Maternidad y crianzaSi a esta soledad le añadimos los cambios físicos y hormonales, la falta de experiencia de las madres primerizas, el cansancio producto del sueño interrumpido y la altísima demanda que genera un bebé, el resultado, la mayor parte de veces, es una mamá que se siente angustiada, sobrepasada y puede ser que hasta deprimida.

Así que, si te dispones a buscar grupos de mamás para conocer a gente en la misma situación que tú, y te topas con esta lectura, pues estas de suerte, ¡ya no estás sola! Porque junto a otras mamás, te sientes más fuerte y poderosa.

Y si no te lo habías planteado, acércate y prueba, porque ¡criar en tribu es mucho más divertido!

¿Y tú? ¿Tienes tu tribu montada?

Como dijo Marylin Monroe “Vivir sola es como estar en una fiesta donde nadie te hace caso”. Y en eso se puede convertir la maternidad si no compartimos nuestras nuevas emociones y nuevas experiencias.

facebook es

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información